Instituto de Auditores Forenses Web
Una perspectiva de investigación
Noticias Sector Público
Casos de Investigación
Leer
Auditoría de Estado
Investigación de fraudes
Legitimación de capitales
Más
Unete a Nuestra Organización Gratis
Aquí

Cuentas Claras: Entre 2006 y 2011 Illaramendi dilapidó pensiones de PDVSA

16 Marzo, 2011

ND.- Francisco Illarramendi, ex administrador de los recursos del Fondo de pensiones de PDVSA, tenía cinco años operando bajo el esquema Ponzi. En su confesión ante la Corte Federal de Connecticut, Illarramendi explicó que dirigió el esquema de fraude entre el 2006 y el 2011.


Relata cómo acudió ante el contador Juan Carlos Guillén y con Juan Carlos Horna, ex directivo de Baninvest Banco de Inversión y Central Banco Universal, “para la fabricación de documentos falsos que permitieran certificar que los fondos tenían cuentas por cobrar en Venezuela superando los $275 millones”.
Aquí la nota publicada por el sitio web Cuentas Claras:


Francisco Illarramendi llevaba cinco años operando bajo un esquema Ponzi antes de que fuera descubierto por las autoridades, y los fondos administrados por él acumulan tal magnitud de pasivos que es muy poco lo que podrá ser recuperado por los inversionistas, según documentos de la corte.

El banquero venezolanoamericano de 42 años se declaró culpable la semana pasada ante una corte federal de Connecticut de cinco cargos criminales, incluyendo fraude de valores y conspiración para obstruir la justicia. Los fondos que administraba incluían al menos $500 millones del fondo de pensiones de la estatal Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA).


Los documentos, que citan la confesión de una ‘‘fuente humana confidencial” (CHS, en inglés), pero cuya descripción deja en claro de que se trata del propio Illarramendi, relatan como éste acudió a los venezolanos Juan Carlos Guillén y Juan Carlos Horna para que le ayudaran a ocultar los malos manejos de sus fondos.

La fuente confidencial confesó al Buró Federal de Investigaciones (FBI) haber dirigido el esquema de fraude entre el 2006 y el 2011 y ayudó a las autoridades a preparar los casos contra Guillén y Horna con la esperanza de que el juez lo tome en cuenta en la determinación de su sentencia.

Illarramendi, quien usaba las nuevas captaciones para cancelar los retornos prometidos a sus anteriores clientes, podría ser condenado hasta 70 años de prisión.

“Según CHS, uno de los principales objetivos del esquema era ocultar el hecho de que los fondos [. . .] tenían pasivos que superan ampliamente el valor actual de sus activos, exponiendo a los inversionistas y a los acreedores al riesgo de sufrir pérdidas de potencialmente cientos de millones de dólares”, señaló el afidávit presentado en la orden de arresto contra Guillén.


Asesores financieros consultados dijeron que esa diferencia entre los activos y los pasivos de las cuentas podría significar que las personas agraviadas recibirán centavos por cada dólar invertido.


Los documentos de la corte señalaron que durante la investigación emprendida por la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), CHS acordó con Horna y Guillén la fabricación de documentos falsos para certificar que los fondos administrados por Illarramendi tenían cuentas por cobrar en Venezuela superando los $275 millones.



Autor: @NDigital

Visto: 2082

twitter