Instituto de Auditores Forenses Web
Una perspectiva de investigación
Noticias Sector Público
Casos de Investigación
Leer
Auditoría de Estado
Investigación de fraudes
Legitimación de capitales
Más
Unete a Nuestra Organización Gratis
Aquí

Cuándo y por dónde comenzará la supervisión de los Delitos de Legitimación de Capitales y Financi

Tomado de Entorno Inteligente (original de Reporte Diario de la Economía) 

http://www.entornointeligente.com/resumen/imprimir.php?items=1024100
 
Cuándo y por dónde comenzará la supervisión de los Delitos de Legitimación de Capitales y Financiamiento al Terrorismo?
Reporte /
SUDEBAN emitió una nueva Resolución de supervisión basada en riesgo de legitimación publicada en la Gaceta Oficial número 39.388 de fecha 17 de marzo de 2010, referida a las nuevas "Normas Relativas a la Administración y Fiscalización de los Riesgos Relacionados con los Delitos de Legitimación de Capitales y Financiamiento al Terrorismo, Aplicables a las Instituciones Reguladas por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras". La SUDEBAN adecua así, la normativa a la actual Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada, a la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras y a las mejores prácticas internacionales, que a la materia se refieren. Dicha Resolución incluye por primera vez, normas en materia de control de riesgo sobre el financiamiento al terrorismo, en operaciones de fideicomisos, para hoteles y centros de turismo que realicen operaciones de cambio de divisas, almacenes generales de depósitos, para los Operadores Cambiarios Fronterizos, así como, especifica las medidas de prevención con relación a los cajeros automáticos y la banca virtual. Igualmente, coloca al Oficial de Cumplimiento como un funcionario de alto rango y con poder de decisión que dependerá y reportará a la Junta Directiva de la institución. Otra de las innovaciones resaltante en esta Resolución, es que la SUDEBAN logra ser más precisa con los controles, variables y factores de riesgo en materia de prevención de Legitimación de Capitales y Financiamiento al Terrorismo (LC/FT) que se exige a los Sujetos Obligados, así como, la inclusión de tres niveles de "Debida Diligencia de los Clientes" en concordancia con los tres niveles de riesgo que se prevén en el enfoque de la publicada resolución. La misma se suma a los esfuerzos continuos de la SUDEBAN en materia de supervisión y en el cumplimiento de la normativa con relación a la prevención de Legitimación de Capitales y Financiamiento al Terrorismo y genera un cambio de paradigma en materia de supervisión bancaria, al adoptar un enfoque basado en riesgo de legitimación. Sujetos Obligados A sus efectos, se entienden por Sujetos Obligados a FOGADE, los bancos universales, comerciales, hipotecarios, de inversión, de desarrollo, de segundo piso, las arrendadoras financieros, fondos del mercado monetario, entidades de ahorro y préstamo, casas de cambio, grupos financieros sometidos a SUDEBAN, operadores cambiarios fronterizos, empresas emisoras y operadoras de tarjetas de crédito, sociedades y fondos de garantías recíprocas, institutos municipales de crédito, empresas municipales, todas las empresas sometidas a SUDEBAN, las personas naturales y jurídicas que se dediquen a regular o habitualmente al otorgamiento de créditos o a efectuar descuentos o inversiones con sus propios fondos, los hoteles y centros de turismo que realicen operaciones de cambio de divisas y los almacenes generales de depósitos. Y de dónde salió lo de "sujeto obligado" Desde septiembre del 2001, los bancos dejaron de ser meros intermediarios en la función financiera para transformarse en uno de los muchos campos de batalla de la guerra contra el terrorismo. A través del Fondo Monetario Internacional y otros organismos multilaterales, el mundo desarrollado ha promovido una igualación de las normas y procedimientos que deben ser aplicados contra el blanqueo de capitales. El concepto de "sujetos obligados" nace con una paradoja: los bancos, así como otras empresas, están obligados a ayudar al Estado en la detección del dinero sucio, pues de lo contrario serán tomados como cómplices Según cálculos del Fondo Monetario Internacional, la cifra de dinero "blanqueado" (o legitimado, según la jerga venezolana) podría situarse en 5% del producto interno bruto mundial. Esto equivaldría a 1,8 trillones de dólares, una suma difícil de imaginar e indicativa de la gravedad del problema. Al margen de los cuestionamientos hacia el modelo aplicado para llegar a esta cifra (válidos, por cierto), lo más importante es comprender que a partir de septiembre de 2001 el lavado de dinero pasó a ser un problema de altísima seguridad de Estado en los países desarrollados, y que eso ha tenido consecuencias inmediatas en el quehacer de la banca. El concepto El concepto no es nuevo. De hecho, en estas latitudes viene hablándose al respecto desde hace por lo menos 20 años. Podemos recordar, por ejemplo, escándalos como el del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI) y la operación Casablanca. Pero a raíz de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono el asunto adquirió una nueva dimensión: si antes de 2001, el lavado de dinero era visto como una expresión más de la delincuencia organizada, ahora es percibido como una herramienta para darle soporte logístico y financiero a actividades destinadas a eliminar el sistema de libertades, tal y como es concebido en Occidente. Los parámetros impuestos a partir de la lucha contra este ilícito se han transformado en una suerte de requisito para el mantenimiento de relaciones económicas con el sistema financiero internacional. La estrategia nacional emitida por el gobierno de Estados Unidos en 2002 establece que todas las entidades financieras del mundo deberían "incorporar estándares contra el lavado de dinero en sus actividades de vigilancia y operativas". Los países latinoamericanos, incluyendo a Venezuela, han asumido progresivamente tales estándares. Las normativas con rangos de leyes, resoluciones, providencias, etc. emitidas en este país así como también en España, Colombia, Argentina y Chile (por mencionar solamente algunos) han incorporado el concepto de "sujetos obligados" a cooperar en la prevención y represión contra el lavado de dinero. Contrasentido Parece un contrasentido señalar que alguien está "obligado a cooperar". Pero es así. En el fondo, los gobernantes saben que la responsabilidad primaria al respecto recae sobre sus hombros. Pero sin el concurso de las entidades financieras no tendrán éxito en esta materia. Uno de los últimos avances en esta línea lo dio la puesta en vigencia en Venezuela de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada. El texto, vigente desde septiembre de 2005, debería ser analizado rigurosamente por todos los empresarios de ese país. Entre los "sujetos obligados" figuran todas las empresas y personas naturales reguladas por la Ley General de Bancos, así como también las promotoras inmobiliarias, casas de juego, compañías de construcción e incluso las joyerías, los hoteles y firmas dedicadas a la compra y venta de embarcaciones o aeronaves, entre otros. El alcance de las obligaciones asignadas por los estados a estas entidades a menudo no está claro. Este es un proceso incipiente, y con seguridad se verá tropiezos y escándalos. ¿Cómo quedará., por ejemplo, el concepto de secreto bancario a la luz de esta tendencia? Por lo que es de vital importancia para el éxito de esta lucha, definir y acordar el rol del sector privado y las autoridades en esta materia y evitar interpretaciones que confunden y asignan responsabilidades adicionales a las que corresponden a los particulares. Nelson Roque
Copyright 2002 por EntornoInteligente.com. 7 AÑOS INFORMANDO AL MUNDO SOBRE VENEZUELA
Atención: Todos los contenidos publicados en este sitio son propiedad de sus respectivos dueños. Entorno Inteligente no se hace responsable por los contenidos de terceros, revise el campo "referencia" de cada noticia y conozca a qué medio pertenece la información.


Autor: Ricardo Ruette

Visto: 2859

twitter